Capítulo 1 – Aterrizando en Nueva York

Después de mucho tiempo dándole vueltas, después de mucho meditar, después de todo… Me lanzo a la aventura en solitario. Lo máximo que he estado fuera de casa han sido un par de semanas, ahora con 21 años me voy tres meses. No es mucho lo sé, pero a mi familia se le hace un mundo.

La verdad que no tengo ni idea de lo que me espera. Llega el día, ya es 2 de Julio, mi fecha programada para salir de mi círculo de protección. Después de la fiesta sorpresa que me preparan mis amigos y la comida familiar, me despido de todos como puedo. Tampoco sé bien, bien cómo actuar.

Llega el momento… Mis padres y mi hermana me llevan al aeropuerto, embarco las maletas, desayunamos algo y como el que no quiere la cosa llega la hora de despedirnos. Una vez voy entrando por el control de seguridad y empiezo a ausentarme, el ambiente adquiere una tonalidad un tanto grisácea. Veo a mi madre secándose las lágrimas que caen de sus ojos y eso me entristece. Me sitúo en mi puerta de embarque e intento tranquilizarme mientras sentado en un banco miro por la ventana como un puñado de aviones vienen y van, empiezo a pensar. Si, pienso en todo un poco, hago un balance de sensaciones.

En este momento ya estoy solo, a partir de este instante solo dependo de mí. Llega la hora de entrar en el avión y cuando me quiero dar cuenta ya estoy aterrizando en Madrid. Me bajo corriendo y me traslado a la última planta para coger el metro e irme a la otra terminal dónde me está esperando el verdadero avión, el que me lleva a mi gran sueño.

 En media hora ya estoy colocado en la puerta de embarque listo para entrar. Mientras estoy en la cola me acerco a una cabina que tengo al lado y llamo a casa para decirle a mi familia que ya estoy en Madrid y que enseguida cogeré el otro vuelo. También hablo con mi sobrina y la verdad que al escuchar su voz me he emocionado un poco. Llega la hora de entrar en el avión.

Me coloco en mi sitio y mientras va entrando la gente mantengo una conversación con una azafata muy simpática que me relaja bastante. Reservé mi asiento al lado de la ventanilla. A mi lado, se sienta un japonés muy simpático que estudia en Nueva York y había estado de vacaciones en Madrid unas semanas. Ya vamos llegando, el viaje se ha hecho un poco largo; pero he intentado leer, ver películas y hablar con mi compañero de asiento para que fuese un poco más llevadero.

De repente por los altavoces nos anuncian que empezamos a descender, yo por la ventana ya empiezo a ver cosas que me cautivan. Mi mirada clavada en esa panorámica que solo había visto en las películas. Mini playas con casitas, muchos barcos, motos de agua, era algo alucinante. Llega la hora de salir del avión y nos encajamos en un pasillo que muere en el JFK. El calor neoyorquino se apodera de todos, esto no se puede aguantar, lo único que veo al final de este pasillo gris es un ventilador de acero inoxidable del cual vuelan un par de cintas de colores. Se finaliza el pasillo y desembocamos a la sala principal, nos dividen en dos colas la de ciudadanos y la de emigrantes.

Llega mi turno, paso por la cabina que me adjudican en la cual me piden todos los documentos y me hacen una serie de preguntas. Seguidamente me fotografían el rostro y toman las huellas de mis dedos, cuando todo parece correcto me dejan pasar a la otra fase. En el segundo control entrego un papel conforme demuestro que no llevo ningún tipo de alimento que esté prohibido entrar en el país. Finalmente, me dejan pasar y me voy directo a buscar mi maleta.

 Sin problemas la veo enseguida, la recojo y me dirijo a la puerta que comunica con el exterior. Mientras salgo visualizo a un hombre marroquí bajito que sostiene un cartel con mi nombre y el de la escuela donde voy a estudiar. Me voy hacia el y enseguida me coge la maleta, seguidamente vamos al aparcamiento que hay justo delante en busca del coche. Sin darme cuenta ya estoy dando mis primeros pasos por Nueva York y ya empiezo a sentir cascadas de taxis amarillos rodeándome, yo creo enloquecer.

De repente me voy sumergiendo por calles totalmente peliculeras, yo no doy crédito a lo que estoy viendo. ”Negratas” en sus coches con su hip hop a toda castaña, judíos, árabes, americanos, un cúmulo de culturas que me fascinan. Finalmente llego a Brooklyn, mi chofer me deja en la puerta de casa, sale la dueña y entramos. Justo al entrar nos presentamos y me da la bienvenida. Seguidamente me ofrece el teléfono para poder llamar a mi familia y avisar de que había llegado bien para que dejaran de preocuparse. Una vez cuelgo me explica las instalaciones de la casa y me lleva a mi habitación. Entro a mi cuarto y conozco a mi compañero, es tailandés. Nos presentamos y empezamos a hablar un poco mientras me voy instalando.

Quiero salir a comprar unas cosas y el se ofrece a llevarme al supermercado más cercano. Una vez estoy de vuelta me doy una ducha, estoy un rato en el ordenador hablando con los míos y me meto en la cama, casi que no puedo aguantarme en pie, ya llevaba un par de días sin dormir más el trajín del viaje…

Por culpa del cambio de horario, a las 5 de la mañana ya estoy en pie… Toda la casa duerme, y yo me pongo lo primero que pillo y salgo a caminar me Brooklyn. Me voy encontrando de todo, iglesias, comercios, parques, la verdad que he pasado un poco de miedo. Si, miedo. Lo veo todo muy poco seguro y la gente me mira, se nota a kilómetros que soy nuevo en este barrio. Cae la tarde y mi compañero de habitación se ofrece a llevarme a Manhattan y así poder practicar un poco con el metro y hacerme poco a poco con la ciudad. Me quedan dos días para empezar las clases y me tengo que mover yo solo a la escuela que está situada en el centro de Manhattan, en la calle 56 con la séptima avenida. Tengo que espabilarme, así que no me lo pienso y acepto su plan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s