Capítulo 19 – Primer día en mi nueva clase

PI PI PI PI PI PI ! ¿Holaaaa? ¿Ya me tengo que levantar? Madre mía, pero si aún no ha salido el sol, esto es surrealista. Me levanto como puedo, son las 5:45 de la mañana y me voy arrastrando hasta el baño para tomar una buena ducha.

Alfred aún duerme, que morro. (Eso debe pensar el de mi cuando me ve cada mañana durmiendo) Salgo de la ducha y me cambio con la lamparilla de la mesita encendida para no despertar al otro. Cojo la mochila que ya me dejé preparada ayer por la noche y me subo para la cocina. Es demasiado pronto para comer, pero yo siempre tengo hambre.

Cuando paso por etapas de estrés elevado y nervios se me quita, pero ahora no es el caso. Entro a la cocina y no hay nadie, aún duermen todos. Ayer avisé a los dueños de la casa de mi cambio y Shula me dijo que no me preocupara que me dejaría las cosas en la nevera. Veo que me ha dejado de todo y el café preparado en el termo encima del mármol. Esta mujer sabe que yo sin café no puedo vivir, así que no me falla. Estoy aquí comiendo en esta súper mesa yo solo y aprovecho para hablar con los míos, con los míos de España. Aquí son las seis de la mañana pero en España son las 12 del medio día.

Una vez acabo, repito el mismo sistema de siempre. Bajo a lavarme los dientes y Alfred ya se esta levantando. Le deseo un buen día y salgo de la habitación. Cojo mis cosas, mi música y me pongo a caminar hacia el metro. Cuando llego son aproximadamente las 6.30am. Acaba de llegar el tren y me quedo: ¿What? ¿Really? ¡Oh my god! Esto está a reventar de gente, aquí no cabe nadie… Como puedo me hago sitio entre la gente y voy empujando un poco disimuladamente hasta que consigo entrar.

Me agarro a la barra porque encima me ha tocado el tren viejo y esto no es inestable, es lo siguiente. Claro, estoy acostumbrado a coger el metro a medio día que no hay nadie, pero ahora es hora punta, pero punta punta. Tengo aproximadamente casi una hora hasta la escuela. Mi nuevo barrio esta muy cerca de la playa y tengo que ir hasta el centro de Manhattan. La verdad que no me importa porque me compensa. Como el que no quiere la cosa me planto en el centro de la isla. Subo las escaleras y me choco con un carrito ambulante de desayunos. Como no, me pido otro café.

Estoy hablando un rato con el hombre y nos hacemos amigos. Que buena gente hay en esta ciudad. Aún quedan 25 minutos para que empiece la clase pero me voy para la puerta a esperar en el sitio de siempre. En el rato que estoy solo, empiezo a ver gente nueva que no he visto nunca. Al rato llegan mis amigos. La española, los turcos y la coreana. Subimos a nuestra nueva clase y esperamos en la puerta hasta que llega el profesor. La verdad que estamos un poco nerviosos, a ver que nos encontramos. De la nada llega Joel, mi nuevo profesor. Aparece con unas Nike blancas, unos tejanos desgastados, una camiseta de los Yankees y una melena rubia.

Entramos a clase y observo que no hay ni una diminuta ventana en la sala. Punto en contra. Pero somos un montón de personas, al menos 22. Punto a favor. Son mesas de dos y yo me siento con mi amigo Eyap, el turco. Una vez estamos todos sentados Joel se sienta encima de su mesa y empieza a hablar. Nos da la bienvenida a los nuevos y comunica a la clase que hoy es nuestro primer día con ellos. Propone hacer un juego para conocernos mejor y romper el hielo.

Se levanta de su mesa y coloca una silla delante de la pizarra, justo en el frontal de la clase. Nos pide que salgamos uno a uno (de los nuevos) que nos sentemos y que expliquemos una historia sobre nosotros. De donde venimos, que nos gusta hacer, que estudiamos, nuestros puntos fuertes, etcétera. Como nadie se atreve a salir, al fnal decide el. Se que lo estáis pensando… Pues sí, me hace salir a mi el primero. Tengo un gafe para estas cosas… Yo me quiero morir de la vergüenza…

Me siento en la silla y noto como se me clavan todas las miradas. La verdad que no se que decir, me he quedado un poco en blanco. Joel me va preguntando cosas para que salga de mi trance y al final logro soltarme y perder la vergüenza. Explico mi vida un poco y una vez finalizo, mis compañeros me van haciendo preguntas y yo las voy contestando. Una vez nos presentamos todos los nuevos empezamos con la clase. Sacamos el nuevo libro que hemos tenido que alquilar y empezamos a tomar apuntes. La verdad que hay una variedad de gente impresionante, no puedo dejar de mirar a todo el mundo. Un montón de culturas y un montón de edades, como mola. Y así a lo tonto ya son las 12 del medio día. La verdad que me lo he pasado genial y me gusta muchísimo mi nueva clase y mis nuevos compañeros. Y que decir de Joel, ¡es la caña! es como un hermano mayor, me transmite confianza y buen rollo.

Salimos a la calle y decidimos ir a comer algo. Esta vez nos vamos a un pizzería que hay cerca de Columbia University en la 116St y Broadway. Nos vamos a esta universidad porque nos hemos enterado que podemos ir de oyentes a unas conferencias que hacen esta tarde y así practicamos inglés. Entre pizzas y conferencias súper interesantes se nos ha pasado la tarde. Por una parte me jode madrugar, pero por otra, he aprovechado muchísimo más el día.

Ya nuestros caminos se bifurcan y cada uno se va para su casa. Entro y no hay nadie, así que me bajo directamente para la habitación. Me pongo cómodo y me tumbo en la cama a ver una serie. No voy a tardar mucho en preparar la cena e irme a descansar puesto que mañana nos vamos de excursión, nos vamos a otro estado.

A un estado con mucha historia, donde se firmó algo muy importante…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s