Capítulo 20 – Descubriendo Philadelphia

Hoy hacemos una escapada a Philadelphia con toda la escuela. Son las 6 am y ya estoy en pie. Tengo que ducharme, vestirme, desayunar e ir a coger el metro. Cierto es que hemos quedado en una zona en la cual no he estado nunca, así que por experiencia, debo salir antes por si me pierdo.

Una vez acabo mi ritual diario, es decir: ducha, desayuno y camino al metro, ya empiezo mi aventura. Hoy he logrado sentarme en un asiento, así que saco mi móvil y empiezo a mirar estaciones.

Hemos quedado en una calle de la baja Manhattan, así que debo hacer transbordo una vez llegue a ella. El tiempo se me está echando encima, hemos quedado a las 8am y yo ya voy tarde como siempre. Me bajo donde me indica el móvil pero debo caminar unas cuantas calles para tomar el tren que me lleve a mi destino, pero no me va a dar tiempo así que opto por lo fácil. ¡ T A X I ! Por fin llego a mi destino, me bajo del taxi de un salto y localizo el punto de encuentro. Ya está esperando el autobús, pero el conductor me comenta que aún tardaremos un poco en salir. Así que sin dudarlo ni un segundo me voy a comprar un café para llevar. Llega el momento y arrancamos. Este autobús está bastante bien, hasta tenemos un guía japonés que nos va explicando cosas. Vamos navegando por las calles transitadas de Manhattan hasta que salimos de la isla.

El paisaje empieza a cambiar como el que no quiere la cosa. Dejamos los edificios de acero y cristal y nos adentramos en carreteras infinitas arropadas por polígonos industriales. Conforme vamos avanzando empiezan a desaparecer los polígonos y nos rodeamos de vegetación verde, tan verde como el día de San Patricio. La verdad que es precioso. Ahora me siento en otra película, las típicas carreteras que nos muestran en las pantallas. Así que pienso, otra cosa que es cierta.

No se por qué, pero me daba la sensación cuando estaba en España que la gran mayoría de cosas serían mentira. Creía que exageraban las cosas o que incluso las inventaban para realizar las películas. Pero ahora que estoy aquí, viviendo mi película, me confirmo cada día que todo esto es cien por cien verídico. Han pasado unas horas y ya estamos entrando a Philadelphia. Hacemos una primera parada en la estación central de autobuses para poder ir al baño y poder iniciar la ruta marcada.

Una vez acabamos volvemos a subirnos al autobús y nos llevan a nuestra primera parada. Empezamos visitando el centro de la ciudad, los más moderno. Aquí no hay rascacielos, quizás algún edificio alto, pero se queda en eso, en alto. La verdad que todo esto tiene una magia bonita. Esta arquitectura es acogedora, son edificios señoriales y con personalidad. Me recuerdan a mi Tarragona, a mi Barcelona. Vamos deleitándonos por estas calles hasta que llegamos a la plaza del amor.

Que rincón más bonito, aquí estamos arropados por los edificios en medio de esta plaza con esta gran fuente y esta gran escultura como la de mi querida Nueva York. L O V E Estoy arto de ver la escultura de LOVE en Nueva York puesto que está al lado de mi escuela y la veo prácticamente cada día, pero se me hace muy raro verla fuera de contexto. Aquí, en medio de una plaza de Philadelphia. Nos hacemos fotos con la escultura por tener un recuerdo, pero debo decir que a mi personalmente no me gustan este tipo de fotografías. Prefiero capturar a la gente o que me fotografíen a mi sin que me entere. Creo que una foto para que transmita debe ser natural y espontánea.

Yo prefiero fotografiar a unos niños que hay con un patinete saltando bancos y viendo como otros se bañan en la fuente de la plaza. Ya hemos visto un manojo de calles y esta plaza bonita. Ahora toca montarse en el autobús de nuevo para llevarnos a ver el museo de Historia de Philadelphia y ver las tan ansiosas escaleras de Rocky Balboa. Una vez nos plantamos en la base de las escaleras y miro hacia arriba, me vuelvo a sentir dentro de otra película.

Esto es alucinante, parece mentira que pueda estar aquí, pero sí, lo estoy. Empezamos a subir las escaleras y yo me vuelvo loco haciendo fotos. Desde abajo, desde arriba, desde este ángulo, desde el otro. La verdad que desde aquí arriba se ven unas vistas increíbles. Seguidamente damos una vuelta por los alrededores y encontramos una zona verde impresionante. Encontramos a un montón de adolescentes practicando todo tipo de deporte, parece ser un campus universitario, como los de mis queridas películas. En cierto modo las películas universitarias norte americanas hacen mucho daño.

Porque claro, a ver quien estudia luego en una universidad española. Yo cuando empecé mi carrera en España dije: ¿What? ¿A dónde está mi hermandad? En fin, proseguimos. Nos montamos en el autobús de nuevo y nos llevan a un barrio muy peculiar. La verdad que es un barrio antiguo pero con mucho encanto y personalidad. La gente va vestida de la época, sobre todos las mujeres y le da un toque muy de América profunda. Seguimos viendo las calles desde la ventana del autobús hasta que llegamos a otra especie de plaza enorme. Esta rebozada de un césped puro y verde donde nos bajamos y nos dan un par de horas para comer.

Entramos en un gran centro comercial que hay justo delante de la explanada para ver si encontramos algún sitio para comer. Al entrar dentro del centro comercial ya me sorprende. No es el típico centro comercial que puedo encontrar en Nueva York, digamos que este es como… Más americano quizás. Puedo contemplar que esta arquitectura me habla, que tiene un poco de historia. Tienes vigas de madera y unas banderas americanas que cuelgan de las barandillas que me recuerdan a las películas norte americanas antiguas que tanto me gustan. Siento que estoy en un lugar muy acogedor y me gusta la sensación.

Parece mentira como puede cambiar la cosas de un estado a otro a tan pocas horas de distancia. Decidimos entrar a un restaurante de peso que hay en la primera planta. Cogemos una cajita de cartón en la entrada y la vamos llenando de comida preparada que vamos encontrando por los expositores. Una vez acabamos la selección cogemos la bebida y pasamos por caja. Aquí nos cogen la caja y nos la pesan. Pagamos y nos sentamos como en una especie de barra alta con unas sillas a la altura de la mesa con vistas a la calle.

Así que disfrutamos de una comida barata a comparación de Nueva York disfrutando de unas vistas diferentes. Una vez acabamos de comer pedimos un café para llevar y decidimos salir al césped a tomarlo. Hemos quedado en media hora en el mismo sitio donde nos ha dejado el autobús. así que tenemos un ratito de relax para poder observas esta ciudad nueva, este estado diferente. Llega la hora y vamos para el punto de quedada. Ahora nos van a llevar a un sitio importante, a un sitio que cambió la vida de mucha gente y que marcó un antes y un después en los Estados Unidos de América.

Así es, vamos al lugar donde se firmó la independencia un 4 de Julio en el año 1776. Podemos ver la sala de juicios, todos estos rincones con encanto, la campana, como se hizo la bandera de los Estados Unidos, aún qué posteriormente ha sido modificada unas 26 veces. La verdad que poder estar en el origen de como cambió todo es una maravilla. Me siento muy afortunado de poder estar viendo y viviendo todo esto. A veces para poder entender las cosas hay que retroceder un poco en el tiempo para saber como empezó todo. Una vez salimos del edificio Independence Hall situado en Chestnut Street, entre las calles Quinta y Sexta nos dejan lo que queda de tarde para nosotros.

Empezamos a caminar por las calles de la ciudad descubriendo tiendas y lugares muy originales y diferentes a lo que vemos en Nueva York. Esto es como un choque radical. Puedo contemplar que hay vida por las calles y que tiene personalidad pero quizás me falta movimiento, quizás esto es un poco pausado. Se que Nueva York es un caso a parte y que el resto de Norte América es de este estilo, pero aún así me sorprende. Vamos caminando y como el que no quiere la cosa damos a otra gran explanada llena de actuaciones en directo. No se si se celebra algo hoy, pero me da la sensación que hoy es un día especial.

Hay varias carpas con gente joven y una música electrónica rebotando en todos los edificios que nos rodean. La gente no para de bailar y nosotros no paramos de mirar. A lo lejos observamos talleres de pintura y manualidades con niños pequeños y sus respectivas familias creando un ambiente acogedor y tierno. Todo esto mezclado hace que este sea un momento único, de esos que se te quedan en la mente para el resto de tu vida. De esos en los que te das cuenta que no hay universidad que te enseñe lo que te enseña el viaje. Vamos dando una vuelta observando cada parada, cada actuación, cada movimiento de la gente.

De repente entramos en un edificio con una arquitectura que me invitó a pasar. Y pasé. Una vez dentro me doy cuenta que es una simple tienda de subvenir pero merece la pena entrar para contemplar esta arquitectura. Mientras la gente va mirando los objetos de recuerdo que hay por las estanterías yo me voy fijando en el suelo de mármol, en las columnas y en las vigas de pino canadiense que cruzan de un extremo a otro.

Ya se va acercando la hora de volver al punto de quedada para coger el autobús y volver a mi querida Nueva York. Una vez arriba y dejando atrás la encantadora Philadelphia me voy con una sonrisa mirando por la ventana y sintiendo lo afortunado que soy por poder vivir todo esto. Pasan las horas y entre pensamiento y pensamiento el sol se va. Veo un puñado de luces ordenadas a lo lejos. Es inconfundible. Ya estoy llegando a mi isla, a mi ciudad. Esos rascacielos que si de día me gustan de noche me vuelven loco.

Solo he pasado un día fuera de ti y ya te echo de menos. No quiero ni pensar cuando me toque volver a España. No, no quiero pensarlo. Ahora estoy aquí, ahora estoy contigo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s