Capítulo 7 -Mi primer corte de pelo en Nueva York

Aterrizo en América con el pelo bastante largo, muy largo. Me habían avisado mientras estaba en España sobre que el calor neoyorquino era bastante duro, pero yo no imaginé que hasta este punto. Me levanto de la cama con las sabanas ”semipegadas” a mi cuerpo, hace un calor tremendo, casi que ya no puedo más y eso que acabo de levantarme.

Salgo de la ducha medio sudando de nuevo y no se ni como peinarme, así que después de pensármelo un poco, cojo mis cosas y me lanzo a las calles de mi barrio en busca de una peluquería. Camino un poco y justo por detrás de casa en diferente avenida encuentro una.

Los suramericanos a las peluquerías las llaman ”el salón”, así que entro en el primer salón que veo. Cuando entro dentro empiezo a sorprenderme un poco, la verdad que como de costumbre sigue siendo todo muy distinto a lo que estoy acostumbrado a ver en mi país.

El reparto es el siguiente:

La dueña de la peluquería: Ella es una mujer ecuatoriana, se vino sola a los Estados Unidos muy jovencita para poder labrarse un futuro mejor. Ella ha tenido tres relaciones en Nueva York. Su primera pareja es el padre de su única hija. La segunda, fue con el que se casó, con él consiguió la ciudadanía norteamericana y pudo quedarse en el país, pero ella seguía amando al padre de su hija. Y la tercera relación…

Actual marido:

El también es ecuatoriano. Él es emigrante, ya de muy joven empezó a beber con su padre y dejó la escuela para tirarse a la mala vida. Viendo que en su país no tenia salida decidió lanzarse al sueño americano. Entró al país de ilegal cruzando la frontera encima de un tren y escondido en el maletero de un coche. Una vez entró en al país estuvo viviendo en una habitación con 20 personas más hasta que fue saltando de estado en estado hasta llegar a Nueva York. Hoy por hoy ya no puede salir del país de lo contrario ya no podrá volver a entrar. No puede ver a su familia, está solo y atrapado, no es nadie no tiene papeles. Necesita beber y beber.

Madre de la dueña:

Ella es mayor, es amor puro. Ella da todo lo que tiene y se encarga de llevar la casa. Ella cocina para todos y hace las tareas del hogar ya que su hija se pasa todo el día trabajando. A ella no le gusta Nueva York, a ella le gusta ecuador y estar junto a toda su familia. Ella está aquí porque siente que tiene que proteger a su nieta de su padrastro y porque su hija le ha prometido que algún día dejarán Estados Unidos y volverán a su país.

Hija de la dueña:

Ella es un alma en pena. Su madre, se la intenta ganar con regalos y dándola todo lo que ella desea, pero aún así, es feliz tan solo un instante. Ella odia Nueva York porque no tiene libertad. Su mamá la quiere tener tan protegida que va de la escuela a casa y de casa a la escuela. Su madre no se da cuenta de lo que está haciendo. Ella algún que otro verano se escapa a ecuador a ver a la familia, su sueño es vivir allí junto a todos sus primos.

Familia:

Todos ellos viven en la misma peluquería. En la parte trasera hay una sala con todas las camas juntas y un baño. Ellos cocinan en una pequeña terraza que hay en el patio interior. No se consideran pobres porque tienen su propio negocio y pueden vivir más o menos bien. Con el tiempo encuentran un sótano con cuatro habitaciones, un baño y una cocina. Está situado en la planta subterránea de una gran casa de madera en el mismo barrio. En esa misma casa conviven dos familias americanas de raza negra y dos familias latino americana. Os preguntaréis porque sé todo esto sobre ellos…

Y es que ahora estamos hablando de mi primer viaje, pero en el segundo me voy a vivir con ellos, hasta que tengo que huir de la casa… Eso mas adelante…

A lo que vamos, entro en el primer salón que veo y me dirijo al mostrador. Allí me encuentro con un hombre latino que me atiende muy amablemente, me pregunta si necesito alguna cosa y yo le digo que tenía intención de cortarme el pelo. Me dice que tome asiento que enseguida me atenderán. Mientras estoy sentado en estas sillas tan antiguas voy observando los secadores gigantes de telenovela y los clientes tan especiales que hay en este momento. Estando aquí escuchando a los latinos hablar entiendo el concepto spanglish.

Pasa un rato y la dueña empieza a preguntarme cosas. Empezamos a hablar y empiezo a contestar a sus preguntas. La digo que vivo en el mismo barrio, que he venido a estudiar inglés, que soy español y así poco a poco nos vamos conociendo. Ella me dice que tenga cuidado en este barrio y que no me aleje de la calle principal porque es muy peligroso. Se iba sumando gente que me iba diciendo que el barrio era peligroso y yo empezaba a preocuparme. Llega mi turno y empiezo a cortarme el pelo mientras me va explicando que tiene familia en España. Una vez acabo voy al mostrador a pagarle a su marido.

El me devuelve el cambio junto a un papel en el cual aparecen los números de teléfono de los dos y sus dos direcciones de Facebook. Me dicen que cualquier cosa o problema ya sé dónde puedo encontrarles y me dan la bienvenida deseándome una buena estancia en los Estados Unidos. Cuando salgo de la peluquería, de camino a casa, voy formulándome un montón de preguntas sin respuestas.

Voy pensando en todo lo que me han dicho. Ellos tienen verdaderos problemas y aún así son felices y tienen ganas de ayudar a los demás. Está claro que no hace falta tener para dar. Poco a poco lo material va perdiendo valor, yo estoy descubriendo cosas nuevas, cosas que no se pueden tocar ni oler, pero si sentir. Entonces empiezas a dejarte llevar por la magia del viajero que te va atrapando poco a poco, te das cuenta de la cantidad de cosas que hay ahí fuera, fuera de tu círculo de protección donde la vida es tan fácil.

Acabo el día con un peinado nuevo, pero también con una nueva sonrisa. Esperando con ansias un día nuevo en la ciudad. Nueva York se iba apoderando de mi a una gran velocidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s