Yo soy de barrio, yo soy de Brooklyn

Cuantos lugares escondidos por el mundo y qué poco tiempo para encontrarlos.

Soy un loco empedernido del viaje, y pisando el refrán de: ”Nunca digas de este agua no beberé”  Yo hace tiempo que encontré mi rincón en el mundo.

Los que ya me conocéis, sabéis que soy el loco de Brooklyn, y los que no, ya os lo digo ahora.

No siento que estoy en Nueva York hasta que pongo un pie en Brooklyn, si señores, así es. Debo decir que hace muchos años cuando llegué por primera vez a Brooklyn a estudiar, tuve mucho miedo, demasiado. Veía el barrio peligroso y yo psicológicamente era muy joven para aquel choque tan bestial.

¿Pero sabéis qué? 

Me hice de piedra, de acero.

Para los que llegáis nuevos al blog, por aquí os dejo MI HISTORIA CON NUEVA YORK y por aquí os dejo MI AVENTURA AMERICANA en la que os explico capítulo a capítulo mi vida en la ciudad.

He vivido en muchísimos barrios de Brooklyn y en un par en Manhattan, pero sin duda, me quedo con Brooklyn. Sintoniza bien con mi personalidad, con mi forma de ver la vida. Brooklyn es enorme, más que Manhattan. 

Dividimos el barrio por zonas. Para que os hagáis una idea, cada zona representaría un pequeño pueblo en el que todo el mundo se conoce.

WhatsApp Image 2017-05-27 at 20.27.12.jpeg

Eso me pasa a mi cada vez que vuelvo a mi barrio, que me siento como en casa. Si buscas mi barrio en internet te dirá que la tasa de criminalidad es bastante alta.

¡No te asustes!

Si yo no lo hago, tu no tienes porque hacerlo. Simplemente, son unas estadísticas que alguien decidió escribir en algún momento de su vida. No me gustan las etiquetas, me gusta descubrir las cosas, me gusta mi opinión personal. Todos somos diferentes, y cada uno lo ve desde un punto de vista totalmente paralelo al nuestro.

Me gusta mi barrio porque me se la vida de cada vecino y en verano me invitan a sus barbacoas. Me gusta mi barrio porque tenemos un parque natural propio y ningún turista sabe que existe. Me gusta mi barrio porque no hay turistas. No me gustan los turistas. A veces pienso que en algún momento de mi vida lo fui y me entra dolor de barriga. Si os digo la verdad tampoco lo fui mucho. Alguna foto que otra de ”postureo” turístico, pero se me pasó la tontería enseguida.

WhatsApp Image 2017-05-27 at 20.27.13 (1).jpeg

Por eso a veces odio Manhattan, porque los turistas son pesados, son cansinos, molestan un poco, y por su culpa los precios son inflados en casi toda la isla. Odio que me paren por la calle para venderme autobuses turísticos de contrastes o alguna entrada para visitar el mirador de algún edificio típico.

¿Estamos locos?

Ves a mi barrio y verás lo que es un contraste de realidad.

¡Boom! Así, en toda la cara.

¿Enserio hay gente que va hasta Nueva York y realmente se cree que la gente vive en Times Square y que los americanos se alimentan de hot dogs?

Pues si, la gran mayoría de gente lo piensa.

¿Y sabéis que es lo peor?

Que vuelven a su país de origen con esa idea.

¿Y sabéis lo que aún es más fuerte?

Que van contando por ahí esa mentira y la gente se impregna de esa ”trola” y cuando deciden visitar la ciudad vuelven a cometer el mismo error. Y así, la bola de nieve cada vez se hace más y más grande pintando un Nueva York de mentira, que no existe y que todos los new yorkers odian casi tanto como yo.

Por eso me gusta mi barrio, porque ahí todo es real, porque ahí todo lo que pasa, pasa de verdad, sin bolas de nieve.

WhatsApp Image 2017-05-27 at 20.27.11 (1).jpeg

Las películas hacen mucho daño. Al final todo es marketing, y se vende el producto que la gente conoce, el producto que la gente quiere comprar.

Me dejo llevar y me pongo de mala leche, pero no me lo tengáis en cuenta, así soy yo, para decir mentiras prefiero no escribir nada.

Es una opinión personal, pero la gente se deja llevar por la primera impresión y se pierde la esencia interior. Queda mejor la foto montado en un caballo maltratado de Central Park, que en un barrio perdido que no ha salido en ninguna película.

Me mola comprarme el café de un dólar en el badulaque de mi barrio. Por la mañana me lo vende mi gran amigo el árabe y por la tarde me atiende su compañero el indio.

Me mola hacer la colada en la lavandería asiática de mi barrio, también me encanta comprarme una cerveza en la bodega ecuatoriana mientras espero a que se seque la ropa.

Me mola el supermercado dominicano de mi barrio mientras hago la compra bailando dembow.

Me mola comprarme una sartén en la ferretería de mi amigo norte americano de 70 años.

Todo eso es lo que me mola, lo que un turista no puede ver ni sentir en un viaje relámpago de siete días haciendo lo que otro turista le ha dicho que haga.

Me mola cuando vuelvo a casa en el metro rodeado de gente de clase media, de clase baja. Relacionarme con artistas y cajeras de supermercado, con albañiles, con fontaneros o yo que se, con alguna cocinera.

WhatsApp Image 2017-05-27 at 20.27.11.jpeg

¿Realmente creéis que todos son ejecutivos en la gran manzana?

¿Que todos van con corbata y una falda de tubo?

Otra vez las películas os han inculcado una dosis de irrealidad.

Si te paseas por las zonas financieras, lógicamente encontrarás ejecutivos, de la misma manera que los encontrarás en otros países, pero no son como las ratas de Nueva York, en este caso, no están por todas partes.

WhatsApp Image 2017-05-27 at 20.27.14.jpeg

Para mi Nueva York es sobrevivir a una lucha diaria y constante. Una ciudad sumamente enorme y difícil no apta para cobardes y gente sin ganas de luchar y superarse día tras día.

Si vomito todas estas palabras chillando tanto, es porque realmente se de lo que hablo.

Recuerda que la idea que te llevas en tu viaje de una semana, no es Nueva York, ni por el asomo de los asomos.

Y con todo esto no quiero decir que no salga de mi barrio, no os precipitéis. Me encanta Manhattan, Queens, The Bronx, y no, la isla perdida no me gusta mucho, demasiado tranquila para mi nervio.

Pero si que es cierto que allá donde voy intento evitar al máximo todas las zonas turísticas porque me ponen bastante nervioso. A veces no me queda otro remedio, que tampoco pasa nada, que siempre llevas a alguien nuevo que quiere ver lo típico y es lo más normal del mundo, tampoco me moriré por caminar entre palos de selfie durante unas horas.

Con todas estas palabras tan espontáneas que acabo de tirarte a la cara, no intento decirte nada e intento decírtelo todo.

Creo que sois inteligentes y que sabréis captar el mensaje que os intento enviar.

Si eres un turista empedernido, no me mates, que tampoco te odio tanto.

Simplemente quiero decíos que cada uno es libre de vivir la ciudad de la manera que más feliz le haga, pero que con la idea que vuelve la gente después de las vacaciones, en el 80% de los casos, es falsa.

Que Nueva York no deja de ser una ciudad sucia, vieja y que huele mal. Una ciudad de emigrantes de todos los países, de todos los colores. Una ciudad de locos y cuerdos, pero con más locos que cuerdos. Que como seas una persona con prejuicios mentales, lo vas a pasar mal, muy mal.

Mi consejo siempre es el mismo:

-No sigas guías, no planees nada. Piérdete sin miedo, porque de esa manera encontrarás lo que nadie antes ha encontrado. De esa manera vivirás tu Nueva York. Yo te cuento el mío, ¿pero porque no vivir el tuyo?

La diferencia de viajar a la ciudad y vivir en la ciudad no tiene comparación. Por eso a veces mis dedos escriben cosas afiladas como flechas. Pero con cariño y amor hermanos.

WhatsApp Image 2017-05-27 at 20.27.12 (1)Yo seguiré siendo de barrio, seguiré siendo de Brooklyn.

Un abrazo familia;

Anuncios

7 Comments

  1. Que bueno que acerques esta esencia. A mi me ocurre algo parecido en Barcelona, mi instinto siempre me lleva a donde no se haya pisado, o lo menos posible, a esas calles donde el giri no se atreve ni a mirar porque al fondo hay oscuridad y rostros del mismo tono. Luego te adentras y te das cuenta de que es donde merece la pena incursionar. Donde está la miel de la vida. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s