Jamás me sentí turista en Nueva York

Tenía ganas de vomitar un poquito un par de palabras aleatorias, pero no encontraba el momento. Los que me seguís por Instagram: @elnuevayorkdejoseph sabréis que voy un poco bastante liado. Si no me seguís, muy mal, cuando acabéis de leer os invito a hacerlo.

Ya sabéis que he vivido en dos ocasiones en Nueva York, (estudiando/trabajando). La primera vez que fui, fue a estudiar, estaba muy emocionado. Por fin se iba a cumplir el sueño de mi vida, el que tanto tiempo llevaba esperando.

Me fui a vivir con una familia americana a un barrio de Brooklyn, el cual, a día de hoy, lo siento mío.

La cuidad me atrapó de repente. Lo que un día soñé en España en aquel momento era una puta realidad, de las que te dan espasmos de placer.

Con tan solo poner un pie en mi barrio, yo ya me sentía negro, rapero, malote.

¿Cómo iba a sacar el palo selfie para tomar una foto? Es broma, jamas he utilizado eso, pero en el caso de haberlo hecho, quizás me lo hubiese tragado.

Mi vida en la ciudad iba creciendo. Iba conociendo mucha gente, muchos lugares, y en el barrio me empezaban a conocer. Me veían día tras día en los supermercados, lavanderías, restaurantes, hasta que al final se animaron a preguntarme cosas.

Ellos ni por asomo creían que yo venía de España, deberían pensar: ¿qué coño se le ha perdido a este aquí?

Siempre me decían que pasaba por norte americano. Soy muy alto, ojos claros, blanco de piel, y no entendían que hacía yo en ese barrio.

Los días pasaban y cada vez me molestaban más los turistas. Cierto es, que a mi barrio no llegaba ninguno, pero pensar que yo estudiaba en todo el centro de Manhattan.

Esa parte que colinda con Times Square, esa zona que me da dolor de barriga. Esa plaza llena de palos selfies, espectáculos ridículos, tiendas carísimas y paneles de luz gastando electricidad infinita.

Recuerdo salir del metro e ir caminado entre los turistas con mis cascos puestos, mi café para llevar y mi mochila de la escuela. Siempre llego tarde a los sitios, y no iba a ser menos en Nueva York.

Esquivando a los turistas yo me creía un New Yorker más, hasta me empezaban a dar asco las mismas cosas que a ellos.

Visité cosas medio obligado. Me dejaba llevar viendo esas cosas que todo el mundo va a ver a Nueva York, pero a mí, sinceramente, no me decían nada.

Desde el primer momento yo era de allí. Jamás saqué el plano del metro en medio de una estación, prefería llevarlo disimuladamente en mi móvil. Jamás iba caminando por la calle mirando la punta de los rascacielos, prefería sentarme en un banco y dibujarlos a lo lejos. Jamás he caminado tranquilamente por Manhattan, siempre voy corriendo como aquel que llega tarde al trabajo.

Creedme, jamás he hecho nada de eso a posta, jamás. Me he dado cuenta de todo eso cuando llegué a españa, y me daba cuenta de que mis fotos no eran como las de todo el mundo, que no tenía ninguna foto tocándole los huevos al toro más cotizado de la baja Manhattan, ni ninguna foto tocando la aguja a lo lejos del Empire State.

A veces me pregunto: ¿habré vivido allí en otra vida?

Lo que me gusta a mi de Nueva York, no le gusta ni al 70% de las personas. Pero para mí no es un problema, si no todo lo contrario. Mientras todo el mundo está perdido por la quinta avenida, nadie me molesta mientras estoy perdido por cualquier callejón de Brooklyn.

Amigos, familia, conocidos, siempre me hacen la misma pregunta.

¿No té costó adaptarte a una ciudad tan enorme cómo Nueva York?

Y yo siempre respondo lo mismo…

-No se si me adaptaré algún día a vivir en España.

Cada año cojo el avión dos veces para volver a mi otro hogar.

Esa sensación de aterrizar en el JFK, coger el metro, bajarme en mi barrio, saludar al “paqui”, a la de la lavandería, al de la pizzería… Llegar a una casa en la que me esperan con los brazos abiertos, me hace entender que no soy un turista, que yo pasé por ahí y dejé huella.

La diferencia es que mis compañeros de casa del primer viaje, fueron a vivir la experiencia, y ahora están en su país de origen tan tranquilos con una aventura más a las espaldas.

Mi caso, es enfermizo. Es una lucha constante en mi cabeza que sufro día tras día. Con el tiempo, estoy aprendiendo a llevarlo mejor, pero también os digo, no me dejéis un año sin Nueva York, porque muero.

Cuando tienes una vida al otro lado del charco, de la misma manera que tengo mi vida en España, creedme que duele.

Yo soy muy intenso, muy mucho. Y lo vivo todo al máximo, porque para vivirlo a medias, permítame que te diga que prefiero no vivirlo.

Yo tengo ahí una vida esperándome, por eso jamás me sentí turista. Cada año, la historia continúa. Nuevas personas, nuevos escenarios.

Gracias Nueva York. Tú has sacado lo mejor y lo peor de mí. Jamás me lo pusiste fácil, pero jamás me rendí.

PD: Un saludo a todos los turistas de Nueva York.

Anuncios

9 Comments

  1. Quiero viajar a Nueva York contigo. Llevo ya un tiempo leyendo tus posts y hay una idea recurrente que se me viene a la cabeza…

    Yo le tengo mucha aversión a Norte América. Y entre, otras, Nueva York es de las ciudades que menos me atren. No sé por qué, pero me pasa. Bueno, un poco sí que sé, aunque no creo poder explicarle bien.

    El caso es que tus posts me hacen pensar en que… ¿Y si la aversión americana que tengo es precisamente porque tengo una imagen errónea de ella, que es precisamente la que tienen -y enseñan- los turistas?

    Si tú dices que Nueva York no tiene nada que ver con lo que se dice/se muestra… quizás entonces sí que podría ser una ciudad a la que me podría sentir cercana.

    Ay, no sé si me explico bien. Espero que sí. Y espero que sigas escribiendo sobre Nueva York para verla a través de tus ojos 🙂

    ¡Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    1. Ohhh! Muchísimas gracias de todo corazón por dedicarme esas palabras tan bonitas. Desde mi punto de vista, hay mucho blogs de Nueva York, pero casi todos venden lo mismo. Yo intento compartir el Nueva York real, el que yo vivo. Creo que no dejaré nunca de escribir, porque me encanta hacerlo, y sobretodo, si son cosas que he vivido yo. Muchas gracias de verdad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s