MI HISTORIA

origen.jpg

A veces, nos sentimos estancados en nuestra zona de confort, hasta que decidimos salir de ella.

Estudias, trabajas y tomando algún día como excepción acabamos haciendo cada día lo mismo.

Un día hace unos años, decidí liarme la manta a la cabeza y salir en busca de mi sueño. Nunca había viajado solo, pero llegó el momento de hacerlo. Decidí irme unos meses a estudiar a Nueva York. No tenía ni idea de lo que me iba a encontrar, sabía que era lo que quería en mi vida y que nada más importaba, solo quería hacerlo.

Por mi sorpresa, acabé viviendo en tres barrios diferentes de Brooklyn y en un apartamento en Manhattan.

Compartí mi vida junto a tres familias diferentes de distintas culturas. Fui cambiando de compañeros de habitación como el que se cambia de camiseta cada día. Cada persona que pasaba por mi vida era de un país diferente, eso me hizo crecer como persona y valorar mucho más las cosas, la esencia del viaje en solitario.

Por si no era poco en mi primera aventura americana, me tocó presenciar un terremoto y sobrevivir al Huracán Irene.

Pasaron los meses y me tocó volver a España para seguir estudiando y trabajando.

Mi vida cambió para siempre, ya no era la misma persona, había aprendido mucho en muy poco tiempo y mi día a día dejó de aportarme motivación, solo pensaba en volverme a ir de nuevo.

Sin darme cuenta el tiempo iba pasando, no podía dejar de pensar en las amistades que había hecho, mis compañeros de casa, las familias que me habían cuidado como si fuese uno más. Todo eso que únicamente se puede aprender solo en Nueva York, lejos de los míos.

Pasa un año y siento que me ahogo en España, cada día más. Así que decidí echarle valor y tirarme a la aventura de nuevo.

Aquella vez me fui unos cuantos meses más. No llevaba nada preparado, aquella vez me iba totalmente a la locura. Estuve viviendo en otro barrio diferente de Brooklyn y en un apartamento en la alta Manhattan cerca del Bronx. En aquel viaje lo pasé bastante mal, ha sido una de las cosas más difíciles que he podido hacer a día de hoy.

Aprendí a sobrevivir y a plantar le cara a esa ciudad que te come rápidamente si te ve frágil.

De nuevo tocó regresar a España para seguir con mi carrera de Arquitectura.

A pesar de haberlo pasado muy mal en según que momentos, aquel viaje me enseñó mucho más que el primero.

Me azotó una lección en toda la cara y me dio a entender que yo estaba enamorado de esa ciudad bajo cualquier situación.

Desde entonces, voy y vengo a la ciudad todas las veces que puedo. Esperando ese día que pueda quedarme para siempre, o no. Voy a dejar que la vida me sorprenda.

Esto ha sido un pequeño resumen de mi historia. Cada semana subo un capítulo nuevo así que puedes leerlos PINCHANDO AQUÍ.

Anuncios